Gato Persa

Los Gatos Persas

Los gatos persas o “el tigre del sofá” son gatos tranquilos pero pueden llegar a tener un carácter fuerte, se caracterizan por tener un pelaje largo y sedoso, además de ser muy tranquilitos y bien consentidos llegan a ser una gran compañía para las personas. Estos gatos persas se consideran una raza muy sedentaria ya que cuando encuentran un lugar donde se sienten cómodos este se convierte en su lugar favorito. Debes ganar su confianza para poder mimarlo puesto que son muy exigentes a la hora de consentirlos, estos gatos no frecuentan maullar como quizás otras razas y cuando lo hacen es por que lo necesitan o por que suelen asustarse. Se recomienda cepillar su pelo diariamente y también lavarlo para que no pierda su sedosidad ni su brillo, hay que cuidarlo muy bien teniendo en cuenta que su pelaje es muy fino y requiere de mucho cuidado, es aconsejable bañarlos con frecuencia puesto que la falta de higiene puede causarle problemas de salud. Sus ojos permanecen con lágrimas todo el tiempo y se le debe estar limpiando. Con el paso del tiempo el hocico del persa se ha encogido hasta el punto que ha llegado a tener problemas respiratorios y esto los hace de más cuidado y más protección. Estos felinos pueden llegar a ser de disimiles tonalidades.

Una de las características de este gato persa es que se convirtió en una raza asociada al lujo y realeza por su pelaje característico. Estos felinos pueden llegar a vivir entre 15 y 20 años, disfrutando de una buena salud, aunque en un 40% de estos afecta una enfermedad llamada “riñón poliquístico”, esta enfermedad es hereditaria y consiste en la aparición de pequeños quistes en el riñón de este, aunque si tenemos un correcto cuidado y tratamiento se puede regular. Se reconoce hasta ahora 13 variedades de raza de gato persa que puede llegar a variar en su color, tamaño, cara y tipo de pelaje.

Si hablamos de cuidados específicos en la alimentación; el gato persa adulto requiere tener su alimento en el lugar que más le guste y prefiera, su plato no debe ser muy profundo ya que su hocico es mas bien ancho, peludo y plano y le cuesta comer en espacios reducidos o cerrados. El pelo que hace atractivo a este gato persa, por otro lado es un riesgo puesto que al lamerlo se acumula e impide el proceso de su sistema digestivo, ocasionándoles dificultades en su salud, una de las ayudas para mejorar la alimentación y su bienestar es realizarse un buen cepillado regular, con el que disminuirá el riesgo de la acumulación de su pelaje en su organismo.

Es bueno tener a estos gatos en casa incluso hasta manejarlo con niños porque son gatos muy tolerantes, calmados y mimados, gato dormilón pero como todo gato tiene sus momentos de diversión y requiere de un buen cuidado y cariño, en conclusión estos gatos son los más amistosos y tiernos caracterizado por su pelaje y carácter tierno,este gato persa es considerado como el gato más dócil para tener y adoptar en un lugar cerrado.